Beneficios al Estudiar Música con el Método Suzuki

Estudiar Música es uno de los mejores regalos que se puede brindar a los hijos, y si es desde edades tempranas mucho mejor. Existen diferentes métodos o sistemas de educación musical, pero lo que hace diferente al Método Suzuki de cualquier otro sistema o método, es que es un sistema de educación de la personalidad y buenos hábitos, a través de la ejecución y práctica de un instrumento musical.

Como el mismo Dr. Suzuki, creador del sistema, dijo:

“Enseñar Música no es mi propósito principal. Quiero hacer buenos ciudadanos. Sí los niños escuchan Música desde el día de su nacimiento y aprenden a tocar, ellos desarrollan sensibilidad, disciplina y paciencia. Ellos obtienen un corazón hermoso”.

Shin’ichi Suzuki

La educación musical es un medio para el crecimiento personal de los niños

Al estudiar Música con el Método Suzuki el primer beneficio que se obtiene es el desarrollo del oído; al desarrollar la habilidad de la escucha, además de ser muy útil para el aprendizaje de la música, ya que se reflejará en la comprensión y dominio de un instrumento, en el niño traerá beneficios a su desarrollo intelectual.

El Dr. Suzuki sostenía que un niño que “oye mucho y bien” y que ha desarrollado la habilidad de escuchar bien y correctamente, puede identificar entre diferentes tonos y sonidos, tiene la capacidad de asimilar mejor los mensajes en la escuela, tiende a aprender con más facilidad, y alcanzará a dominar su idioma antes que los demás niños que no fueron educados musicalmente, por lo que en edades tempranas el beneficio es mucho mayor.

En los primeros años las capacidades auditivas de los niños están en su punto máximo de sensibilidad.

Para el Dr. Suzuki todos los niños tienen un potencial enorme, por lo que el estudio de la Música con el Método Suzuki beneficia el desarrollo de sus habilidades expresivas, creativas y artísticas.

Así mismo, con el estudio de la música y la disciplina que conlleva, desarrollan su habilidad motriz. Como se mencionó previamente, los beneficios no son estrictamente musicales, sino que producen un efecto espejo en aspectos intelectuales, sensoriales y motrices del niño.

La Memoria

Otro de los beneficios al aprender a ejecutar un instrumento es el desarrollo de la habilidad de la memoria. Con el afán de que el niño vaya entendiendo que está haciendo en todo momento, comprendiendo todas las partes, entendiendo los distintos elementos que intervienen y el todo en conjunto, se busca desarrollar una memoria comprensiva, más no repetitiva, logrando una conexión entre la escucha y la generación del sonido.

La habilidad de memorizar resulta un medio para nuevos aprendizajes en todos los aspectos del conocimiento del niño.

El material musical con el que aprende el niño

El Método Suzuki tiene lo maravilloso en la selección de piezas y obras con la que los niños aprenden Música; además de que son muy atractivas y divertidas, el proceso de la técnica viene incorporado. Sin percatarse, los niños estarán adquiriendo técnica musical, lo que resulta en un aprendizaje divertido, que motiva a los niños gradualmente a aprender nuevas piezas u obras de mayor dificultad, y por lo tanto la obtención de un grado de ejecución superior.

Esa motivación de aprender piezas nuevas o de mayor dificultad, favorece la personalidad del niño al generar una mayor autoestima, le permite descubrir en él sus destrezas, le da la seguridad en sí mismo y lo vuelve más tolerante a los retos que lo desafían día con día. El aprender piezas u obras de mayor dificultad implica persistencia, y un esfuerzo por intentar cosas desconocidas o nuevas, cualidades indispensables en todos los aspectos de la vida.

Piensa global, actúa local

Al ser un sistema internacional, las escuelas que imparten clases de música basadas en el método Suzuki, le permiten a sus alumnos que se mudan de localidad, continuar su aprendizaje ahí donde lo dejaron. El alumno puede cambiar de estado, o incluso de país, y continuar con el mismo repertorio que trabajó en su academia anterior, ya que en la República Mexicana contamos con academias reconocidas por la AMMS (Asociación Mexicana del Método Suzuki), tal es el caso de nuestras escuelas hermanas Suzukids Veracruz y Suzukids Metepec. De la misma manera existen asociaciones en casi todos los países del mundo.

Otro de los beneficios al estudiar Música con el Método Suzuki, es que se involucra a la familia activamente, creando un ambiente amoroso entre el niño, los papás y el maestro (el Triángulo Suzuki), ya que se genera una atmósfera de generosidad, cooperación y amor reforzando los vínculos con los papás. Esta atención prestada en su entorno familiar alientan al niño continuamente.

La música es para todos

Al alentar al niño continuamente en su aprendizaje musical, el método Suzuki refuerza los vínculos afectivos y emocionales con los padres, a través de la atención durante las clases y en el entorno familiar.

Los beneficios antes mencionados son muy valiosos, pero el mayor beneficio que persigue la educación musical con el Método Suzuki es alcanzar el ideal del Dr. Suzuki: crear un mundo mejor a través de la Música, ya que el objetivo principal no es crear músicos profesionales o sólo desarrollar habilidades musicales en los niños, sino formar seres humanos con un corazón hermoso.

Deja un comentario